Star Wars, Friends, The Office: una despedida con cine y series

Escrito por

El cine, como la vida, tiene siempre un final. También lo tienen las series, que a veces se cancelan antes de tiempo. Años más tarde, como ‘Freaks and Geeks’, llegarán los lamentos por no haber continuado.

No es fácil escribir un artículo de despedida y, aunque me encantaría poder terminarlo con la frase “siempre nos quedará París” que Rick Blaine le dijo a Ilsa Lund en ‘Casablanca’ (1942), con melty no va a ser del todo posible. Salvo milagro, uno más complicado que ver ganar al Valencia una Champions League en los próximos diez años, esta va a ser la última vez que me sienta cada mañana como los protagonistas de ‘Bande à Part’ (1964) corriendo por los pasillos del Louvre, una escena de Jean-Luc Godard para la historia. Sin embargo también hay motivos para la ilusión y hay que ser justos con el proyecto original, porque años más tarde Bertolucci supo aprovechar el pasado, la experiencia y la magia del cine para revivir ese momento en ‘Dreamers’ (2003). Eso se visualiza en el horizonte, aunque por otra parte todo sería más fácil si existiera la máquina de ‘Eternal Sunshine of the Spotless Mind’ (2004) para tomar una decisión al estilo de Clementine, todo por no vivir un final como el de ‘Terminator II’ (1991). Que empiecen los lloros.

Decir adiós siempre es más fácil echando mano de referencias, ya sean películas o series de televisión. Aunque la historia de esta aventura cinematográfica y periodística haya sido tan variopinta como la vista en este filme de Kate Winslet y Jim Carrey dirigido por Michael Gondry, posiblemente una de las historias de amor más increíbles vistas en el cine, al final todo se reduce a un ‘Sayonara Baby’ menos intenso que el final escrito por James Cameron. Ojalá poder bailar como Bert Cooper en sus últimos momentos de ‘Mad Men’, esa escena que ni Don Draper olvidará, porque si despedirse intentando mostrar con fotogramas todo lo que has vivido es más sencillo, a veces la realidad supera a la ficción y el resultado termina siendo un compendio onírico al más puro estilo HBO. Es una opinión totalmente subjetiva, pero el final de ‘Six Feet Under’ con la música de Sia es posiblemente el mejor que se haya visto en cualquier serie de la televisión. Si no has llorado con esta escena y no lo haces ahora, déjame en paz, porque todavía tengo más vídeos.

El viaje no ha sido tan largo ni emocionante como el de Andy con Woody, Buzz y compañía, que se despidió por fin de sus juguetes en la increíble ‘Toy Story 3’ (2010), ni una historia de amor como la vista en el inicio de ‘Up’ (2009), pero sí me ha generado unos meltyfeelings que podría combinar con momentos de dos de mis series favoritas: ‘Friends’ y ‘The Office’. Aunque por pequeños instantes, en este tiempo he sentido cómo Nueva York regalaba algo más que compañeros, porque un quizz puede hacer que seas la Monica Geller o el Joey Tribbiani estos meses, pero no hace falta un test para saber quién ha sido el Michael Scottt de nuestra oficina virtual. Por supuesto él nos ha sacado las lágrimas a última hora con su último vídeo, que pese a mostrar todo lo que se podría hacer con esta criatura tan joven, la Primera Orden ha sido implacable. Se dice muy a menudo, pero si eres valenciano no puedes terminar una explicación cinéfila sin mencionar a Luis García Berlanga. Si el maestro levantara la cabeza, lo visto en 'El Verdugo' o 'La Escopeta Nacional' volvería a quedarse lejos de superar a la realidad.

Ojalá en un tiempo pueda volver a encontrarme con mi ‘The Office’ particular, asustar al Finn de turno en ‘Star Wars’, recuperar mi Halcón Milenario y entrar pisando con fuerza y sonriendo para poder decir: “Chewie, we’re home”. ¿Nos vas a echar de menos?