Surf: 3 playas donde nunca pensabas coger olas

Escrito por

Rodeados de hielo, en una playa techada o en la costa más recóndita del mundo, en todos estos sitios hay olas y surfistas, más bien locos, que surfean esas aguas.

El surf es un deporte que se ha extendido y que cada día tiene más adeptos. En parte por curiosidad y en parte por este motivo, han sido algunos valientes los surfistas que se han atrevido a ir más allá, a conquistar playas que nadie se le hubiera ocurrido acudir para navegar sobre las olas. Todos tenemos en mente una ola cristalina, un sol de justicia y un surfista de melena rubia al viento, pero no siempre es así. Hasta la redacción de melty.es nos han llegado tres sitios absolutamente excéntricos y raros donde algún intrépido surfista se ha atrevido a llegar con tal de surfear una buena ola. Los deportes de riesgo están de moda, mira este espectacular vídeo de James Kelly descendiendo una montaña en longboard.

Islandia

A casi nadie se le pasaría por la cabeza que un buen sitio para surfear pueda ser una de las islas más septentrionales de Europa, más cercanas a Groenlandia y al polo norte. Existe una operadora de viajes que ofrece un pack peculiar. Arctic Sufers te permite contratar un servicio con una combinación única, surfear las olas de la costa por la mañana y esquiar por sus nevadas pistas por la tarde. El frío, como no, es el absoluto protagonista, las aguas practicamente congeladas obligan a un equipamiento específico. Otra cosa buena de Islandia son sus magníficas piscinas termales debido a su origen volcánico, con lo que después de una buena sesión de esquí y de surf en aguas gélidas, un baño en una terma no viene nada mal. Antes de continuar, os dejamos otro impresionante vídeo de deporte en la naturaleza, el ciclismo extremo Danny MacAskill por Escocia.

Península de Kamchatka

Situada en el extremo oriental de Rusia, esta península que está mojada por el Océano Pacífico y el Mar de Bering se ha descubierto como un territorio de buenas olas para los surfistas, aunque exige unas condiciones muy especiales. Obviamente el agua está muy fría con lo que el equipamiento adecuado para la tabla y para el cuerpo es fundamental. A la cera para agua fría y un traje de neopreno bien gordo hay que añadir que para llegar hasta las playas hay que contar con un helicóptero y un gran 4x4 para superar las dificultades del terreno. Incluso, es más que aconsejable, llevar algún fusil para repeler los posibles ataques de los osos polares. Lo bueno es que tendrás todas las olas que quieras para ti.

Ocean Dome, Miyazaki

Se trata de una playa artificial y techada situada en la Isla de Kyushu, al sur de Japón. El Seagaia Ocean Dome es uno de los parques acuáticos artificiales más grandes del mundo, inaugurado en 1993. Los visitantes se encuentran con un complejo estival, abierto todo el año sea cual sea la temperatura exterior. Contiene una gran playa de más de 100 metros de largo e incluso un volcán artificial que en vez de lava, expulsa toneladas de agua salada por hora. Y ahora la parte que interesa a los surfistas, el Ocean Dome tiene instalado un sistema de olas artificial donde cualquier surfer puede cabalgar sobre perfectos tubos. ¿Las ventajas ? Olas aseguradas, cero riesgo de quemaduras por el sol y agua templada todo el año. El coste de la entrada es de unos 50 euros. ¿Te atreverías a surfear en estas playas?