Juego de Tronos y TBBT: por qué Jon Snow tiene que ganar en Serievores Convention

Escrito por

En el ocaso de los cuartos de la Serievores Convention, melty ha querido apoyar la candidatura de Juego de Tronos frente a The Big Bang Theory. ¡Por las espadas y el sexo !

Como buen lector de melty sabrás que esta semana se disputan los cuartos de final del Campeonato Mundial de Series de nuestra redacción internacional, la Serievores Convencion. A esta fase han llegado tan solo ocho ficciones que se enfrentan por parejas hasta la gran final de junio. Hace escasos días te presentábamos el combate que se disputan hasta el próximo lunes Juego de Tronos y The Big Bang Theory. La redacción de melty enumeró los motivos por los que la serie que protagoniza Sheldon debía ser la ganadora. Hoy, giramos 180 grados para ensalzar otra gloriosa ganadora…

Uno de los valores más evidentes de Juego de Tronos es que está dirigido a adultos. En primera estancia, esta afirmación pueda parecer banal, pero analicemos su significado. Podríamos declarar que durante las dos últimas décadas la industria de Hollywood ha degenerado la fantasía épica. Lejos de las serpientes y los míticos desnudos de Conan el Bárbaro, por citar un ejemplo, hayamos la versión para la gran pantalla de Harry Potter o El Señor de los Anillos. Juego de Tronos es para un público maduro –en términos intelectuales-. Es más, sería un comentario simbólico sobre los temas sociales y políticos de la época actual. En otras palabras, tienes que tener la capacidad de seguir todas sus líneas argumentales e insinuaciones varias.

De hecho, Josué Cardona, terapeuta y fundador de GeekTherapy.com, señala que Juego de tronos está mucho más matizada que algunos de sus predecesores. "La serie es muy compleja con tantos personajes e historias”, explicaba Cardona a la revista Forbes, y continuaba : “Es más atractiva que la mayoría de los programas de televisión porque es cognitivamente atractiva. Aunque la mayoría de los dramas tienen múltiples hilos, ninguno lo ha hecho en este sentido en el género de la fantasía antes". Otro de los puntos fuertes del drama de Los Siete Reinos sería que utiliza la fantasía medieval para señalar la realidad actual.

Juego de Tronos está plagado de magníficas metáforas a la vida de hoy. Reinos que luchan violentamente, políticos corruptos, división socioeconómica, una economía frágil... Posiblemente, uno de los mejores ejemplos de esta metáfora sea el Muro. Está diseñado para mantener fuera a “los otros”, tanto en sentido literal como abstracto. Es un guiño al problema de la inmigración en USA y Europa, personificando los muros de El Paso o Melilla. También es una buena analogía para la negación del cambio climático y de, bueno, cualquier otra amenaza externa. Otro de los factores clave de la ficción de HBO se sintetiza en una palabra : inteligencia.

En un mundo de personajes planos de sitcom –por no hablar de telerealidad- dramas, obras de época y fantasías han surgido como los antídotos cerebrales. Y Juego de Tronos es sin duda uno de los espectáculos más inteligentes, con más matices, tanto en la trama como en el lenguaje. Tan inteligente, de hecho, que puede ser difícil de seguir, pero hacerlo es gratificante, ya que nuestro cerebro anhela trabajar. Algunos críticos han señalado que series como ésta atienden a la creciente "masa inteligente" de consumidores televisivos y han dado lugar a un nuevo género de la “ex caja tonta”. Con su humor irónico, diálogos líricos y sus cuestiones morales complejas, Juego de Tronos hace a los espectadores ‘trabajar’ en términos intelectuales, una actividad de bienvenida en estos días…

Capacidad de sorpresa. Imaginemos por un momento un mundo sin spoilers y sin ‘Canción de Hielo y Fuego’. Uno de los elementos que más nos gustan de la ficción es la seductora, aunque algo frustrante, capacidad para sorprendernos. Justo cuando pensamos que sabemos lo que va a suceder a continuación, nos damos cuenta de que estábamos equivocados. Personajes centrales son asesinados, los psicópatas reafirman su poder, las bodas se convierten en baños de sangre y los malos desarrollan conciencias a medida que pasa el tiempo. Los giros y vueltas de la trama nos encierran y los acontecimientos que son imposibles de anticipar son la dopamina que nos mantiene regresando a por una nueva dosis de Juego de Tronos.