The Strain: ¡El 'Maestro' casi acaba con Eph!

Escrito por

En el último episodio de The Strain, Gus y Zach tienen su primer encuentro mientras que Eph y su equipo se dirigen a una misión suicida.

El frenético episodio de la gasolinera fue excepcionalmente bueno. Tras él, FX nos sirvió un inconexo y decepcionante capítulo titulado ‘The Disappeard’. Minus Vasily y Dutch fallaron en su esfuerzo de infiltrarse en la oficina de Palmer en la penúltima aventura de The Strain, ‘Love Ones’, a través de una narrativa conmovedora, con mención especial para Kelly. Ahora, la ficción nos vuelve a dejar con un sabor agridulce. ‘The Third Rail’ sufre del mismo mal que la mayoría de sus predecesores. Es decir, demasiadas sub-tramas y poco convincentes. No obstante, en esta última tanda de hazañas vampíricas podemos destacar el papel de Gus. Sin duda, su rol de ‘bad boy’ se dirige cuesta abajo y sin frenos hacia la benevolencia. De hecho, no nos extrañaría que fuese él quien lograse salvar a la humanidad. Sin embargo, no se mostró muy afectado cuando descubrió que su hermano se había convertido. Asimismo, faltó dramatismo en la pérdida de su madre.

Más noticias sobre The StrainThe Strain: ¡Una nueva especie de vampiros en el primer episodio!

Es más, esperábamos que, como buen hijo, librase a su progenitora de la maldición con un golpe de bate. Pero no fue así. Abandonó su hogar dejando atrás a los suyos y salió a “hacer justicia”. En el camino se encontró con el hijo de Eph, un teaser de lo que posiblemente veamos en el siguiente episodio de The Strain. Entretanto, Zach y la señora Martínez también disfrutaron de un par de minutos de gloria. No tenía sentido que Eph y compañía llevaran al niño y la mujer con demencia senil bajo tierra para luchar contra el ‘Maestro’. Sin embargo, se hacía evidente que dejarlos solos era una nefasta idea. En efecto, lo más lógico hubiese sido que Nora permaneciera con ellos, pero la joven estaba demasiado ocupada quejándose y haciendo juicios de moral para percatarse de su verdadero rol.

En tanto al plan suicida de Efp, Nora, Setrakian y Vasiliy, podríamos decir que salió mejor de lo esperado. Pongámonos en contexto. En The Strain, cuatro sujetos se introducen en las vías subterráneas de la ciudad donde residen centenares de vampiros y un todo poderoso ‘Maestro’. Estos temerarios van armados con una ‘bomba de luz’ que dura escasos segundos y escasos revólveres. Así piensan matar al ‘Master’. Pero claro, se les escapó trazar un plan para salir de este agujero… Increíblemente y desafiando las leyes de la naturaleza, el equipo consiguió llegar hasta su objetivo y allí dar uso a su ‘arma de destrucción masiva’ -la bombita de luz, que no hizo más que repeler al Maestro-. En definitiva, una ficción de vampiros sin sangre, deja mucho que desear.