Tus Muertos Vivientes: Carol y Maggie juegan a 50 Sombras de Grey en The Walking Dead

Escrito por

No sé qué lectura le habéis dado al último episodio de The Walking Dead pero, lejos de ser un secuestro de los Saviors, a nosotros en Tus Muertos Vivientes nos ha parecido más bien que Carol y Maggie se han encerrado para jugar a 50 Sombras de Grey.

  • Tus Muertos Vivientes, el 'what if' absurdo de The Walking Dead según Miguel Ruiz

Vale que Carol cambie sexo por galletas en Tus Muertos Vivientes, pero lo que no nos esperábamos de nuestra canosa favorita es que también sucumbiera al fenómeno mundial de Cincuenta Sombras de Grey. Es cierto que el 'bondage' está de moda y que todo el día haciendo pastelitos en la cocina puede derivar en un sobrecalentamiento del horno tan alarmante que solamente un buen acto sexual calmará las bujías, pero de ahí a que Maggie se apunte al la excursión sadomasoquista de su amiga hay un gran paso. Por el amor de los cielos, que la novia de Glenn está embarazada, que las bolas esas en la boca y los golpes con la fusta no creo que le vengan muy bien a ese bebé que tiene toda la pinta de convertirse en la criatura más bella que ha pisado el post-apocaliptico mundo de The Walking Dead. Pero claro, ¿quién le dice que no a una atractiva 'viejoven' que siempre saca a todos de las peores situaciones?

Si el entrenamiento de Jesús en Jurassic World que desvelábamos en Tus Muertos Vivientes fue intenso, el fin de semana feliz de Carol y Maggie no tiene mucho que envidiarle a los días entre saurios del nuevo salvador de The Walking Dead. Lo que pasa es que, aunque Carol le prometió a Maggie que había quedado con un tipo que era clavado al Christian Grey que interpreta Jamie Dornan en Cincuenta Sombras de Grey, la chica de Glenn se encontró con que lo que realmente les esperaba en ese cobijo lleno de sangre y cosas oxidadas era realmente una convención de tortilleras de la muerte que disfrutan más con el masoquismo que con el sado que buscaban las supervivientes de Alejandría. Al final, como de costumbre, a Carol se le hincharon los ovarios y le metió fuego al lugar para que nadie ni nada les recuerde a estas dos valientes mujeres aquel fin de semana que quisieron ser como Anastasia Steele y acabaron como Jesucristo en la cruz.

El presente artículo habla de situaciones hipotéticas creadas por el autor en clave de humor, en ningún caso son spoilers reales de la serie. ¿Has sufrido tú una experiencia similar?