Tus Muertos Vivientes: Fear the Walking Dead es la versión cutre de Titanic con moño

Escrito por

Después de enamorarnos en Tus Muertos Vivientes con la historia de Strand y Abigail, Fear the Walking Dead se lanza a lo cutre con una historia barata a lo Titanic en la que ella es un bombón y él es un tío con un muño en la cabeza.

  • Tus Muertos Vivientes, el 'what if' absurdo de The Walking Dead escrito por Miguel Ruiz

El crucero de amor fallido de Fear the Walking Dead nos conmovió más en Tus Muertos Vivientes que la historia que pudimos ver esta semana con Alicia y Jack intentando emular el romance de la taquillera Titanic. Mientras que la súper producción de James Cameron terminaba con una trágico final en el que Leonardo DiCaprio terminaba congelado en las profundidades del océano Atlántico, la última historia seudo romántica de este spin-off inválido de The Walking Dead nos ha dejado con la miel en los labios. De nada sirvieron esas conversaciones por radio (a falta de Whatsapp o Messenger) entre los dos tortolitos, ya que parece que a la hija de Madison no le ha gustado ni un pelo ese moño que lleva puesto el superviviente interpretado por el costarricense Daniel Zovatto. Tampoco le ha debido de molar mucho esa pose de malote con corazón de león a lo Johnny Depp en El Lágrima, ya que finalmente Alicia acaba abandonándole de la forma más épica y humillante que los guionistas de la serie podrían haberse inventado.

Dado que en Fear the Walking Dead el sexo apetece el doble como concluimos en Tus Muertos Vivientes hace un par de semanas, es normal que Alicia, en todo su fuego adolescente interior, quiera buscarse un novio en el apocalipsis zombi, pero no podemos criticarla por su rechazo ante la poca presencia de un chaval que pasa más tiempo haciéndose un moño que intentando buscar un puerto seguro en este mundo caótico. Muchos os preguntasteis por qué el bombón de Fear the Walking Dead saltó al agua después de despedirse de su rollete de crucero veraniego pudiendo bajar por las escaleras como una persona normal. La respuesta es muy simple: es más épico, memorable y humillante. De todas las rupturas que hemos presenciado en la pequeña pantalla, este escaqueo de Alicia es la más descarada de todas. Me tiro al agua, me monto en la lancha con los que nunca serán tus suegros y te mando a tomar por culo desde allí mientras tú te quedas con una embarazada enjaulada y tus colegas convertidos en zombis. ¿Cómo no nos vamos a enamorar de Alicia en cada capítulo?