¿Vuelve a ser la música rentable en España?

Escrito por

La música vuelve a ganar dinero desde la caída en picado de 2001 y en melty.es analizamos las causas, los culpables y los artífices de que el mercado musical vuelva a respirar 13 años después.

El verdugo de la música viene disfrazado de un fantasma diferente dependiendo de a quién preguntemos desde melty.es sobre la crisis discográfica. Primero fue el top manta, luego Internet y finalmente las propias discográficas. Músicos de todo el mundo tuvieron que replantearse su estrategia comercial y algunos se atrevieron a emanciparse de las grandes discográficas y montar la suya propia. Otros fueron más lejos, como fue el caso de Radiohead, un caso histórico que cambió la forma de ver la música como un mercado rentable, ya que la banda de Oxford abandonó a la súper poderosa discográfica EMI para sacar el disco In Rainbows por su cuenta y dejar al oyente que eligiera entre descargarlo gratis o pagar lo que ellos vieran oportuno. La facturación lograda fue incluso superior a sus anteriores trabajos y ganaron nueve millones de dólares con su nuevo LP.

Pero no todas las ideas son revolucionarias y muchos profesionales dedicados al mundo de la música se han visto estancados con proyectos que no parecían conducir a ninguna isla del tesoro. Hasta hoy. En el año 2014 la facturación subió un 6,2% durante los primeros seis meses. Parece ser que el artífice de esta subida es el consumo de música a través de plataformas streaming como Spotify, que suposo un 14% más de ingresos. Sí, esa aplicación de la que artistas como los propios Radiohead reniegan y deciden no incluir sus discos porque creen que son injustos con los grupos musicales en cuanto a la venta de derechos se refiere. Según los datos de la asociación de Productores de Música en España Promusicae, se vuelve a llevar lo de invertir dinero en un disco o un single, ya que desde el 1 de enero al 30 de junio la inversión en música grabada se ha incrementado un total de 58,08 millones de euros. Y lo más curioso es que se venden por igual tanto en soporte digital como físico, por lo que en nuestro país no podemos decir que hayamos dado el salto definitivo a la era digital.

Ante la pregunta de si estamos viendo una luz al final del túnel, la respuesta parece seguir siendo negativa. La música chicle no salvará nuestros corazones, y mientras que canciones como Bailando de Enrique Iglesias sigan liderando la lista de escuchas en nuestro país, los demonios de la música nos llevarán a todos a un infierno que nosotros mismos hemos creado en nuestro país y que jamás importaremos como música de calidad, ni tan siquiera en Eurovision. Y en cuanto a las ventas, los datos compartidos por la asociación Promusicae solamente reflejan que la ciudadanía se adapta a una forma de consumir música más directa, cómoda y barata, lo que no quiere decir que ahora la música haya subido ningún escalón de prioridad para el ciudadano medio. En España la música cada vez se acerca más a la categoría de ocio que de cultura, y todos sabemos que si la diversión sale barata, la disfrutas el doble. ¿Crees que hay un cambio de tendencia en España en el consumo de música?