Z Nation: ¡Los temibles zombis radiactivos! (Vídeo)

Escrito por

El décimo episodio de la primera temporada de Z Nation muestra lo que ocurre si mezclas una manada de zombis rabiosos con una central nuclear a punto de estallar.

Z Nation llega a su décimo capítulo, Going nuclear, y nos presenta un nuevo tipo de amenaza. Si acaso, la más peligrosa desde que arrancase la serie, porque esta vez no se trata de que un zombi no pueda morderte : es que ni siquiera puedes dejar que entre en contacto contigo cualquier fluido de su cuerpo. No nos referimos al virus del ébola sino a la situación de crisis máxima en una central nuclear en Dakota del Sur que se vive en este capítulo de Z Nation, mucho más peligroso que el del tsunami zombi. El grupo de supervivientes, formado por Doc, 10K,Warren, Murphy y Cassandra, se encuentra con un pueblo abandonado con un montón de zombis radiactivos que pululan con un intenso fulgor verde en el cuerpo. Tal y como lamenta Murphy al arrancar el episodio y darse cuenta del panorama : sí, hoy va a ser uno de esos días.

Tras el extraño capítulo de terror psicológico de la semana pasada de Z Nation, la serie vuelve a lo que sabe hacer mejor : sangre, carreras y tensión. Con el todo terreno sin gasolina, sin municion y mucha hambre, el equipo se ve obligado a detenerse en el pueblo. Será entonces cuando descubran a un padre y su hija, únicos habitantes del pueblo, cuando estos acuden a su rescate tras una emboscada de zombis. Poco antes de morir víctima de una mordedura, el padre les informará de que cuentan con menos de 48 horas para tratar de evitar una fusión del núcleo que contaminará cientos de kilómetros a la redonda, haciendo por tanto completamente imposible la escapada. Obligados a quedarse para evitar la catástrofe, el equipo contacta con el tercer habitante que queda con vida cerca del pueblo : un hombre refugiado en las montañas que no quiere saber nada del mundo desde que vio morir a su hijo. Casualmente este hombre es el arquitecto original de la central nuclear.

Escoltado por el resto de supervivientes, el arquitecto accede junto a 10K a la piscina donde se encuentran las dos varillas de combustible que se han quedado atascadas y que han ocasionado la situación de casi fusión del núcleo. Tras solucionar el problema, decide suicidarse (puesto que un zombi le había roto el traje de protección) ante los atónitos ojos de 10K, que había creado una especie de vínculo paterno filial con este hombre que tanto le recordaba a su padre (a quien tuvo que ejecutar al convertirse en zombi). Mientras tanto, Murphy y la hija del hombre que salvó a nuestros amigos vuelan rumbo al norte con la intención de poder estar a salvo en caso de que la central nuclear finalmente hubiese estallado. Desgraciadamente, la avioneta se estrella y la hija se transforma en zombi. Murphy, incapaz de matarla, sobrevive y decide ir de vuelta al pueblo, donde se reencuentra con el equipo, que por vez primera le perdonan la vida a un zombi. Por extraños motivos, la hija se mostraba dócil e inofensiva a pesar de estar convertida en zombi. Los misterios se acumulan y a Z Nation le quedan tan solo dos capítulos para un desenlace que de ningún modo parece cercano. ¿Crees que habrá segunda temporada de Z Nation?